Mediación




  1. Protege las relaciones entre los participantes.

  2. Acelera el proceso de solución de conflictos, evitando casos irresueltos por años en los tribunales, a la espera de obtener una sentencia que puede -o no- satisfacer los intereses de las partes cuyo cumplimiento no siempre resulta efectivo.

  3. Protege la información. Todo el proceso es confidencial.

  4. Evita asumir el riesgo de afrontar grandes gastos económicos como los de un litigio judicial.

  5. Pueden los participantes consensuar la fecha y hora de las audiencias y su duración.